Homenaje Mujeres CIne y TV‏



Adriana Roel

Adriana Roel - CREDITO Cortesía AMACC  CineTomaMujeres en el Cine y la Televisión se complace en homenajear a Adriana Roel, una actriz prolífica que ha enriquecido la industria del cine y la televisión. Su homenaje, celebrado en el marco del Festival Internacional de Cine Guanajuato, es un reconocimiento a quien desde sus inicios ha demostrado la pasión y gusto por su profesión.

Roel estudió Actuación en Bellas Artes, posteriormente se formó con el maestro Seki Sano. Muy joven fue reconocido su talento a través de una beca para estudiar en París con el maestro Jacques Lecoq.

Actúo bajo la dirección de Dimitrio Sarras y Luis de Tavira, entre otros. Ha participado en diversas obras de teatro como “Los frutos caídos”, “Las criadas”, “Las tres hermanas” e “Ilusiones”, actuando en más de 40 obras y perteneciendo a cuatro de las cinco compañías nacionales de teatro en México.

Aunque su trabajo en el teatro ha sido exitoso, ha diversificado su carrera a otros medios, ocupando la pantalla cinematográfica y la televisión. Ha logrado memorables actuaciones en “Mi esposa me comprende”, de Julián Soler — siendo éste su debut fílmico; — también  participó en “Días de otoño”, de Roberto Gavaldón; “Fin de fiesta”, de Mauricio Walerstein; entre otras. Ha sido nominada en tres ocasiones al Ariel. Su actuación en “Anacrusa” — de Ariel Zúñiga — la hizo obtenerlo en 1979, y también en 2014 por “No quiero dormir sola”, de la joven directora Natalia Beristain.

En televisión ha realizado más de una veintena de personajes, haciendo su debut en “Espejo de sombras”, producida por Ernesto Alonso. De igual manera ha colaborado con productores como Rosy Ocampo, Emilio Larrosa, Valentín Pimstein, Pedro Torres, entre muchos más.

Durante cinco décadas Adriana Roel ha personificado a las mujeres y sus problemáticas. Por lo anterior y su calidad actoral, para la Asociación de Mujeres en el Cine y la Televisión es importante y al mismo tiempo un placer rendir este homenaje y entregar la MUSA a una actriz que ha contribuido tanto.




Lucrecia González Muñoz “Lucky”

lucreciaDesde su formación, Mujeres en el Cine y la Televisión ha entregado el premio MUSA a distinguidas mujeres, como las actrices Katy Jurado, Silvia Pinal, Ana Ofelia Murguía, María Elena Velasco y Adriana Barraza; a realizadoras como Marcela Fernández Violante, Brigitte Broch; a guionistas como Paz Alicia García Diego y Fernanda Villeli; y a periodistas como Carmen Aristegui.
Este año el premio se otorgará a la actriz Adriana Roel, la realizadora Maryse Sistache y un homenaje póstumo a la maquillista Lucrecia González Muñoz “Lucky”.
Nació en Chihuahua en 1931. Fue maquillista, actriz y modelo. A muy corta edad incursionó como modelo en “Pepín”, la primera fotonovela; en televisión y para anuncios comerciales. Continuaría su carrera como actriz junto a grandes actores del Cine de Oro como Tin-Tan, Pedro Armendáriz (padre) y Jorge Negrete.
Dando un giro en su carrera se convirtió en maquillista, labor por la que destacó su trayectoria en este medio. Trabajó en más de 150 películas nacionales e internaciones y ganó el primer premio Ariel que otorgara la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) al genio del Maquillaje de una cinta, esa fue “Lucky” por su trabajo en “Miroslava”, en 1993. Después sería nominada al mismo premio por “Ángel de Fuego”, “En el aire”, y “Juego limpio”. Trabajó en telenovelas como “Nada personal”, “Mirada de mujer”, “El amor de mi vida” y “Todo por amor”, entre otras.
Fue miembro de la Asociación Nacional de Intérpretes, la Asociación Nacional de Actores y del Sindicato de Trabajadores de la Industria Cinematográfica; fue además miembro honorario de la AMACC.
En sus últimos años de vida compartió su experiencia y talento a través de cursos y talleres de maquillaje y caracterización en el Centro de Capacitación Cinematográfica. “Lucky” inició además los cursos y talleres de Mujeres en el Cine y la Televisión, el último celebrado apenas en julio del año pasado.
El 18 de agosto de 2013, a la edad de 82 años, inició su camino hacia la luz eterna. Por su destacada trayectoria y herencia a la industria, hoy recordamos cariñosamente a “Lucky”.



Maryse Sistach

958_1No podría haber mejor ocasión que el marco de actividades del Festival Internacional de Cine Guanajuato para rendir un homenaje a Maryse Sistach. Cuando se menciona el desarrollo y trascendencia de las mujeres en el cine y la televisión, el referente de una de las filmografías más vastas, como la de Sistach, resulta ser una de las más comprometidas con las problemáticas de imagen y género que enfrentan las mujeres diariamente.

La mirada de Maryse Sistach no se ha centrado solo en historias sociales convencionales, ha reflejado la vivencia de las mujeres fuera del estereotipo; así lo hizo desde sus inicios como estudiante del Centro de Capacitación Cinematográfica con la conmovedora película “Y si platicamos de Agosto”, que la hizo merecedora del Premio Ariel, vislumbrando el inicio de una carrera exitosa.

El primer largometraje que dirigió, “Conozco a las tres”, un enorme esfuerzo independiente, con una historia que habla sobre la violación, fue su primer acercamiento al tema. Después vendría “Los pasos de Ana”, película sobre una madre soltera que intenta sobrevivir en un mundo laboral hostil para las mujeres. En 1991 fue coguionista y realizadora de la película “Anoche soñé contigo”, una mirada fresca sobre el despertar sexual de los adolescentes.

En 1997 llegaría la coproducción hispano-franco-mexicana “El cometa”, donde trabajó el guión con José Buil y Consuelo Garrido. De 2000 a 2006 desarrolló una trilogía cinematográfica donde abordaba la violencia sexual ejercida contra las adolescentes en México: “Perfume de violetas (nadie te oye)”, en 2000; “Manos libres (nadie te habla)”, en 2004; y “La niña en la piedra (nadie te ve)”, en 2006. Con sus películas, Sistach ha podido construir su perspectiva feminista.

Su trabajo más reciente, “Lluvia de Luna”, de 2013, muestra una nueva mirada de la directora, quien narra en ella cómo el deseo de una madre puede ser tan fuerte como para que a través de un conjuro, logre que el alma de una hija salga del limbo y ronde sobre la Tierra.

Su amplia y profunda filmografía es motivo para que Mujeres en el Cine y la Televisión se congratule de poder homenajear a quien con su trabajo ha contribuido al cine y también a la sociedad.